Materiales Musicales a crochet

La música, en general, genera el desarrollo de muchas habilidades lingüísticas, cognitivas y sociales de forma temprana.

Los pequeños/as que han tenido la oportunidad de gozar de una estimulación musical son capaces, por ejemplo, de discriminar mejor los sonidos específicos de una lengua. Esta capacidad ‘aumentada’ es debida a que música y lenguaje están relacionadas en el cerebro. Tono, ritmo, la diferenciación entre sonido y silencio, son importantes tanto para el desarrollo lingüístico como para, por ejemplo la atención.
Aquí es donde las oportunidades musicales como las de @babywisetunes (aplicación de estimulación temprana musical de 0-3 años) son una base importante para el desarrollo de estos aspectos.

A todo este ambiente musical, debe sumarse la parte más afectiva y de relación. Ya que en los momentos en que se introducen instrumentos (maracas, sonajeros y otros) pueden ser especiales y pueden ofrecer la oportunidad de su manejo. Estos espacios pueden darse como trabajo específico musical entre adulto y niño/a o dentro de los Cestos de los Tesoros, el pequeño o pequeña solo, en el desarrollo de su juego imaginativo y espontáneo.

Por otro lado, también puede aprovecharse los momentos de relax para ofrecer a los más babies materiales de forma pasiva y así aumentar la atención auditiva, visual y las interacciones afectivas . Con estas nos referimos des de las sonrisas espontáneas o por imitación hasta los inicios del lenguaje con sus balbuceos.

Por otro lado, no hay que olvidar a los mayores de la casa, a los que les encanta jugar imitando ritmos y crearlos. Además ellos solos o acompañados puede practicar los compases y ritmos de forma intuitiva y espontánea. Con ayuda del adulto también se puede potenciar el autocontrol y los turnos (ahora tu- ahora yo), como un juego.

Así los peques y no tan peques con buenas oportunidades de música e instrumentos pueden ser unos pequeños genios musicales y aprovechar estas oportunidades para otros aspectos de su desarrollo.

Así que no dudéis música de fondo, momentos de interacción con buenos materiales y a hacerlos especiales.
Porque al fin y al cabo si la música activa todas las áreas del cerebro y la emoción genera buenas vías de aprendizaje, qué mejor que la combinación de ambas.
Así que, maracas, sonajeros y ¡música maestro!

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *