Materiales de 0-6: Un mundo de sensaciones

Los bebés nacen con mucha sensibilidad hacia los estímulos, por eso el calor y el contacto son fundamentales los primeros meses de su desarrollo . De hecho a los 9 primeros meses fuera del vientre materno se le ha llama segunda gestación o exogestación. Así hay que ser muy cuidadosos en qué cómo y cuándo ofrecer ya que  es un período aún muy sensible.

Los materiales que se puedan acercar a los bebés estos primeros meses se dividirán en materiales de juego pasivo​, donde el adulto proporciona el material y el juego activo, ya desde el seguimiento visual pasando por los 4 meses cuando empieza el agarre.

Juego pasivo: en este van desde las caricias (mantitas, hilos de los cometas de mano), pequeñas presiones (pelotas sensoriales) estimulación visual suave (cometas de mano, algún títere de dedo de animal acompañado de una canción, atrapasueños de colores pastel), estimulación auditiva (pelotas sensoriales, sonajero o maracas), contacto pasivo (los niños como muñeco de apego)… como algunos ejemplos. Sin olvidar que el calor y el contacto materno son fundamentales. Estos materiales de juegos para bebés se complementan y se podrán usar más adelante como elementos de los Cestos de los Tesoros.

Juego activo: aquí empieza desde el momento del despertar motriz del bebé en el agarre. Esta fase exploratoria va des del coger al morder, chupar o zarandear. En ese momento objetos que faciliten el agarre (cintas de trapillo, mordedores de madera y crochet, aros de madera forrados y sonajeros maraca). Aquí es cuando el bebé se “estimula” con los objetos que le ofrecemos y los colores pueden ser más vivos. Sin olvidar que el adulto siempre observa y acompaña para valorar sus preferencias. Estos materiales pasan por los sentidos, sobretodo por el gusto que es su forma de conectar el mundo exterior con su representación mental de este. Es su primera vía de conocimiento y exploración. Por tanto los materiales tienen que ser adecuados al momento de desarrollo de cada niño/a y siempre bajo supervisión.

Es importante no olvidar que la presencia de un adulto , tanto durante el juego pasivo como durante el juego activo del bebé, es fundamental. Saber estar sin interferir pero cuidando siempre el material y el espacio de seguridad, es muy importante. De esta forma descubriremos sus preferencias, la evolución de su juego de forma segura, con la presencia del adulto de referencia.

Así que Let’ s play together!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *